Propiedades del Guarana

El Guaraná está considerado, por la medicina natural, como uno de los más preciosos medicamentos ofrecidos por la naturaleza, un alimento de vida. Proporciona bienestar y al mismo tiempo beneficia el organismo. La Dra. Asland anunció ante el Congreso Brasileño en 1.982, refiriéndose al Guaraná: "Ustedes tienen, en forma natural, una de las fuentes de la juventud más poderosa que se conoce". Mantiene las arterias libres y elásticas, permitiendo total libertad al fluido sanguíneo por todo el organismo, inhibe la producción de la encima Maomonomioxidona, que precipita las depresiones y acelera el envejecimiento. Bentei lo define como "elixir de longevidad", ya que, según estudios científicos probados, se puede afirmar que el Guaraná:

Ejerce su acción sobre el tejido muscular haciendo cesar la fatiga y repercutiendo además sobre el sistema nervioso central facilitando la actividad intelectual.

Es un eficaz regulador gastrointestinal, es también adecuado tanto en casos de perturbaciones a causa de fermentaciones, como por intoxicaciones alimentarias y disenterías.

Es un tónico y estimulante general, idóneo para los estados depresivos, bajón anímico, fatiga, estrés, desgaste.

Es antitérmico y febrífugo, durante años se ha tenido por confirmado que las poblaciones donde su consumo es popular se han visto mejor protegidas contra las fiebres palúdicas (malaria), tan común en climas tropicales.

Auxilia en la dilatación y conservación de los vasos sanguíneos, facilitando así la circulación y coadyuvando eficazmente en la profilaxis contra la arteriosclerosis.

Es protector hepático.

Ejerce una acción tónica generalizada en la evolución senil.

Es diurético, remedia a la perfección congestiones venosas como la hidropesía.

Es reconstituyente y reparador idóneo en los estados de convalecencia y recuperación de enfermedades graves y procesos postoperatorios.

Es un suave afrodisíaco, como consecuencia de sus propiedades estimulantes.

En resumen, despierta el bienestar del organismo, suprime la atonía, aligera el sueño, da fuerza y salud a la persona.

Como tónico estimulante:

Depresiones.
Anorexia física.
Astenia cerebral.
Estrés.
Surmenage.
Fatiga.

Como regulador intestinal:

Diarreas.
Gases (fermentaciones).
Intoxicaciones alimentárias.
Estreñimiento.
Como antitérmico:
Fiebres tifoideas.
Fiebres palúdicas.
Disentería.

Como complemento alimenticio

Estados carenciales.
Convalecencias.

Como remedio natural:

Arteriosclerosis.
Jaquecas.
Impotencia.

Volver atrás